Saltar al contenido

Métodos de estudio óptimos

No tienes que ser un genio, no tienes que ser un cerebro de clase, no tienes que pasar 24 horas al día. Este método ofrece una forma sencilla y muy eficaz de mejorar su rendimiento académico. Descubre tus mejores hábitos de estudio, crea tu propio método personalizado, organiza tu tiempo, presta atención a las lecciones y toma notas. Cada capítulo de este curso incluye estos consejos  y otros más para ayudarte a poner en práctica los mejores hábitos de estudio.

Cinco grandes errores que la gente comete al estudiar

La mayoría de los estudiantes cometen graves errores porque no saben estudiar con eficacia, lo que se traduce en un bajo rendimiento. He aquí cinco de los errores más graves.

  1. Intentar aprender todo el día antes del examen. Este grave error lo cometen los estudiantes que, por lo general, no estudian nada hasta el día del examen. El problema es que tienen que estudiar en un día lo que han pasado meses estudiando.
    1. Intentan memorizar el libro sin entender lo que dice. Lo importante es entender lo que el autor intenta transmitir y ser capaz de explicarlo con tus propias palabras.
    1. Estudiar tumbado. En la cama o en  el sofá, es probable que se duerma en 15 minutos.
  • No asistir ni participar en clase: ¿sabías que asistir a clase y tomar apuntes puede aumentar tu memoria hasta un 75%? Este es uno de los primeros pasos de la metodología de investigación que propongo aquí.
    • Estudiar escuchando música a todo volumen. Estudiar mientras se escuchan los grupos favoritos es algo habitual entre los jóvenes. Sin embargo, los expertos creen que el estudio debe hacerse en silencio.

¿Se te ocurre alguno de los errores anteriores? Todos hemos cometido estos errores en algún momento de  nuestras vidas. Sin embargo, es hora de corregir el error.

  • 2.   hábito de estudio

¿Qué es la costumbre?

Un hábito es cualquier acción que se adquiere por experiencia y se realiza de forma regular y automática. Es una práctica o hábito frecuente. Los antiguos filósofos decían que.

El hábito es una «segunda naturaleza». En otras palabras, la naturaleza humana puede enriquecerse, empobrecerse, perfeccionarse o negarse mediante el hábito.

Hay hábitos malos y buenos. Los malos hábitos incluyen fumar,

morderse las uñas

Son: hablar demasiado (sin escuchar a los demás), procrastinar, culpar a los demás, etc. Las personas con estos hábitos se encuentran haciéndolos todo el tiempo.

La puntualidad, la responsabilidad, el orden y la limpieza son ejemplos de buenos hábitos. Los buenos hábitos pueden desarrollarse mediante

Tener éxito en todos los aspectos de la vida Hoy como estudiante, mañana como trabajador, profesional, empresario o padre. Si quieres tener éxito, sólo tienes que desarrollar buenos hábitos que te lleven a ese objetivo.

Buenos hábitos de estudio

Aunque podríamos enumerar todos los hábitos de estudio recomendados por los expertos en la materia, vamos a centrarnos en cinco hábitos que marcan la diferencia entre los estudiantes que han sido y los que serán, como punto de partida para su nueva vida estudiantil. Pero recuerda que no basta con saberlo, sino que hay que practicarlo cada día hasta adquirirlo. Los hábitos se desarrollan mediante la repetición constante de acciones.

  1. Presta atención a lo que dice el profesor durante la clase y anota los puntos más importantes (pero no intentes copiar todo lo que dice el profesor).
  2. Estudiar todos los días, preferiblemente a la misma hora y en

el mismo lugar.

Utilizar determinados métodos de estudio (algunos de los cuales se presentan aquí).

  • Ten siempre una actitud positiva ante la vida, incluso ante los problemas (para que puedas superar los malos hábitos como el miedo, el desánimo y la derrota).
  • aproveche al máximo su tiempo

El tiempo es oro. Así que hay que aprender a gestionarlo para sacarle el máximo partido. Planificar con antelación las actividades durante el día, incluyendo el juego y los descansos, y el tiempo de estudio después de la escuela.

A continuación, haz una tabla que te ayude a elaborar tu propio

diario de actividades.

Primero tienes que planificarlo, probarlo durante unas semanas y luego encontrar la versión definitiva que te convenga.

Es una buena idea hacer varias copias de su plan de actividades y tenerlas a mano como recordatorio. No será fácil al principio, pero no te desanimes: es importante que adquieras el hábito de tomarte un día libre y retomarlo inmediatamente al día siguiente, por ejemplo.

Al planificar sus actividades semanales, tenga en cuenta lo siguiente

  • Estudia las asignaturas difíciles cuando estés más descansado.
  • Se incluye un breve descanso (10 minutos) entre cada tema de estudio.
  • Reserva al menos dos horas al día para estudiar en

En casa. Sé realista y no te pongas objetivos inalcanzables, como

estudiar ocho horas al día.

  • Las actividades recreativas (juegos, televisión, películas, etc.) deben realizarse después de la escuela. Será como una recompensa a tus esfuerzos.
  • 4.   Escuche atentamente la conferencia y tome notas.

No prestar atención puede tener graves consecuencias, como no entender la siguiente lección como si no estuvieras allí, o tardar demasiado en intentar entenderla tú mismo en un libro.

Por el contrario, si adquieres el hábito de asistir a todas tus clases, prestar atención y tomar apuntes, puede facilitarte la vida y acercarte mucho más a la consecución de tus objetivos.

Tomar notas mientras se escucha puede aumentar la memoria hasta un

75%.

Las notas son un resumen de todo lo que se dijo durante la

lección

. No intentes, por error, anotar en tu cuaderno todas las palabras de tu profesor. En su lugar, trate de captar las ideas principales. Puedes aprender a hacerlo con la práctica.

y mejorar tus técnicas personales de toma de notas, verás que la mayoría de los profesores dejan pistas muy claras sobre las preguntas que vienen después en el examen.

Tomar buenos apuntes es lo mismo que saber las respuestas antes de hacer el examen. Los apuntes le indican exactamente lo que tiene que estudiar. Sólo tienes que escuchar una vez una conferencia, pero puedes leer tus apuntes una y otra vez. [1]

Para tomar buenos apuntes, se recomienda buscar un asiento en la primera fila, cerca del profesor. Esto le permitirá ver y escuchar todo lo que dicen. Sólo por el hecho de sentarte en primera fila, te distraerás menos, estarás más atento y, además, causarás una mejor impresión a tu profesor, que incluso puede asegurarte que tus notas mejorarán.

siguientes puntos

  • Escucha atentamente al profesor mientras te inclinas hacia delante. No adoptes la postura común de «tumbado» en la silla.

para cada tema y escribir las notas en orden cronológico. De esta

manera puedes.

Cuando se acerquen los exámenes, tendrás un cuaderno perfectamente organizado y te será muy fácil repasar los temas incluidos.

  • Escribir con letra legible permite leer y entender lo que se ha escrito más tarde (y no perder el tiempo intentando traducir «garabatos»).
  • Pregunta. Si no entiendes algo en clase, no seas tímido. Pregunte a su médico hasta estar seguro.
  • Asistir a todas las clases. Si faltas a una clase por motivos de fuerza mayor, habla con tu profesor y consigue también una copia de los expedientes de tus compañeros.
  • Estudiar todos los días, preferiblemente a la misma hora y en el

mismo lugar.

Es un hábito estudiar todos los días. Para comprender más

profundamente.

y estudiar 30 veces es más fácil y eficaz.

Por lo tanto, en lugar de esperar a la fecha del examen y estudiar de forma continuada durante 8-10 horas, incluso unos pocos minutos al día, deberías reservar al menos dos horas, dos horas de estudio en tus actividades diarias.

Intenta estudiar en el mismo lugar y a la misma hora. En cuanto a los horarios, lo ideal sería estudiar después de comer y descansar un poco para las clases de la mañana, y a primera hora de la mañana (después de levantarse y desayunar bien) para las clases de la tarde.

El ocio (ver la televisión, ir al cine) siempre sigue al estudio.

Recuerda que hay otras cosas que te esperan (por ejemplo, ir a casa de un amigo). Esto te ayudará a pensar en la conexión entre tus estudios y las actividades gratificantes que harás después y hará que sea muy fácil desarrollar el hábito de estudiar todos los días.

En cuanto a la ubicación, debería convertirse en tu propio «templo» de estudio si te acostumbras a estudiar allí todo el tiempo. No es necesario tener una biblioteca propia en casa.

La concentración, que mantiene las manos libres, es un requisito previo para estudiar. Por eso es importante mantener las distracciones lo más lejos posible.

Los espacios de estudio deben estar bien ventilados y la luz no debe estar delante de los ojos, para que los ojos se cansen rápidamente y se reduzca el tiempo de estudio. También debe haber un escritorio o mesa y una silla cómoda.

Disponer del material de estudio necesario (libros, cuadernos, diccionarios, etc.). Es muy importante organizarse para que, cuando te sientes en tu mesa a

estudiar, todo el material de estudio esté al alcance de la mano y tu concentración no se vea interrumpida por pararte a buscar un diccionario o un cuaderno. Finalmente.

Retira de tu mesa cualquier distracción, como revistas o fotografías, y ten a mano sólo lo que necesites para estudiar.

Si eres un estudiante que trabaja y se desplaza a la vez a la escuela, tendrás que cambiar un poco tus reglas de tiempo y lugar. Busca un momento y un lugar adecuados (entre el trabajo o en el autobús) y

Lo importante es mantener el objetivo de estudiar todos los días.

  • 4.  Actitud positiva ¡siempre!

El miedo, el desánimo y la derrota son malos hábitos que deben ser eliminados de tu vida. Es uno de los mayores temores que dominan al ser humano.

La gente tiene miedo al cambio. Especialmente para las cosas que han sido familiares durante mucho tiempo. Atrévete a cambiar a mejor. Llena tu vida de buenos hábitos y te convertirás en un éxito.

Sin embargo, el fracaso forma parte de la vida y no debe ser un motivo para sentirse desanimado o derrotado. Un ganador no es alguien que nunca se cae, sino alguien que se levanta después de caerse.

Recuerda esto. Si crees que puedes ser un buen estudiante y sacar las mejores notas, estás en lo cierto. Pero si crees que eres incompetente y que nunca conseguirás más que un sobresaliente, también tienes razón.

Así que recuerda siempre mantener una actitud positiva.

  • 5.   Métodos básicos de estudio

Un método es una forma de hacer algo de manera ordenada, como un procedimiento o un plan. En nuestro caso, significa que planificamos nuestros estudios para cada asignatura que cursamos.

Aquí proponemos un método básico que utiliza diversas técnicas, como la lectura rápida, el subrayado, el resumen y el repaso. Se recomienda utilizar este método durante un semestre.

Para poner en práctica este método de estudio, primero hay que conocer y practicar los cinco hábitos que hemos visto anteriormente. Esto significa que cuando te sientas a estudiar, ya has tomado notas en clase y tienes un tiempo y un lugar específicos para esta actividad. Por favor, tenga a mano todo lo necesario (cuadernos, libros, diccionarios) y

no permita que nadie le moleste durante su tiempo de estudio.

El método que propongo consiste en cuatro sencillos pasos para aprender cada asignatura en el tiempo establecido en el programa de actividades (pincha en cada una para ver los detalles de la técnica).

  1. Primero hojee el material.
  2. Segunda lectura, destacando las ideas clave.
  3. Elaboración de resúmenes.
  4. revisar

8. Método básico mejorado

Este método es especialmente útil para los sistemas de evaluación basados en pruebas objetivas (pruebas de elección múltiple). Dado que la técnica de formulación de preguntas añade un paso

que denominamos «mejorada».

Los cinco pasos del método de refuerzo son los siguientes

  1. pre-lectura
  2. Subraya la idea principal del texto.
  3. Resúmenes.
  4. Formulación de posibles preguntas de examen.
  5. Página web.

Mediante la creación de preguntas de examen, podrás realizar una autoevaluación final con un simulacro de examen al final de la sesión de estudio. Esta práctica mejorará en gran medida la retención y la confianza el día del examen. Para entonces, probablemente habrás estudiado todas las preguntas que te harán, por lo que nada habrá cambiado.

9. Método Staton

También se denominan métodos PQRST y EFGHI.

El método te enseña a utilizar tu mente de forma más eficaz, para que saques el máximo partido a cada hora de estudio.

Las técnicas que enseña no son complejas ni engorrosas, al contrario, son sencillas, adaptables a todas las mentalidades y aplicables a todas las disciplinas y niveles.

Este método, inventado por Thomas F. Staton, se denomina PQRST, y cada letra representa la letra inicial de la palabra correspondiente a esa fase. En español, el método se llama EFGHI.

E Examen preliminar

F. Hazte preguntas.

G Obtener información a través de la lectura Hablar para describir o explicar los temas leídos I Investigar los conocimientos adquiridos

  1. revisión preliminar

La investigación preliminar consiste en leer detenidamente el título del libro o el capítulo que se va a estudiar, leer el prefacio, el prólogo y el índice, y observar los dibujos y diagramas. Por último, lee algunas páginas rápidamente.

  • Pregunta.

El método didáctico se basa en preguntas y respuestas muy concretas. Pueden y deben prepararse para sus estudios con preguntas específicas. Un examen es precisamente una pregunta sobre los fundamentos de una asignatura, por lo que hay muchas posibilidades de que te vaya muy bien en el examen.

  • Adquisición de información a través de la lectura

En general, hay dos formas de leer: leer en voz alta y leer en silencio. ¿Qué es más conveniente? Esto depende de varios factores.

elementos.

Leer en voz alta lleva mucho más tiempo que leer en silencio. Por lo tanto, si todavía tiene tiempo antes de la fecha del examen, debería utilizar este método de lectura.

lectura en voz alta

Los dos sentidos implicados, la vista y el oído, facilitan la memorización en voz alta.

Si decides leer en silencio, debes evitar hacerlo de forma mecánica. Hay una manera muy eficaz y al mismo tiempo muy fácil de hacerlo. Esto es para subrayar el libro. Sólo debes subrayar lo más importante.

Considera las ventajas e inconvenientes de la lectura en voz alta y en silencio, y elige el método que más te convenga, ya que ambos pueden beneficiarse de la lectura activa. Las personas que no leen de esta manera necesitarán leer dos, tres o más veces para comprender y retener completamente las ideas principales. Si lo lees bien sólo una vez, aprenderás más y mejor que otros.

  • Habla para explicar o ampliar el tema que has leído. Cuando hayas terminado de leer un capítulo o subtema, cierra el libro y utiliza tus propias palabras para explicar el concepto con tus propias palabras.

Es aconsejable repetir el proceso. De este modo, comprenderás plenamente el tema y lo harás tuyo. Lógicamente, habrás aprendido algo bien, sin tener que memorizarlo.

Así, con sus propias palabras, elaboran resúmenes, gráficos y cuadros sinópticos.

  • Repasa lo que has aprendido.

Este paso debe realizarse de forma oral. Se trata de autoevaluar lo que se ha aprendido. La forma de proceder es exactamente la misma que en el paso anterior (H: Habla para explicar o desarrollar el tema que has leído).

Este paso pretende evitar descuidos. La primera revisión

debe realizarse en las 24 horas siguientes al inicio del

estudio, la segunda en los 8 días siguientes y la tercera (que

es la revisión básica esencial) en el plazo de un mes.

Referencias :

Quintanilla Paz Soldán, Fernando, El mejor método para estudiar,

  1. 10.   Cree sus propios métodos

No existe un método fiable que pueda aplicarse a todo el

mundo y obtener los mismos resultados.

Los alumnos aprenden de forma diferente según su personalidad,

su salud, sus condiciones de vida y sus diferencias individuales.

Algunas técnicas que son excelentes para algunas personas no funcionan para otras. Por ejemplo, en la prelectura, algunos autores recomiendan seguir las líneas con el dedo mientras se lee. Mientras que algunos estudiantes habrán practicado esto y habrán descubierto que les ayuda a concentrarse en la lectura, otros preferirían poder leer más rápido sin tener que señalar el libro.

Los métodos de estudio básicos son sólo sugerencias que consisten en técnicas que se consideran sencillas y eficaces, pero tendrás que experimentar con las técnicas que realmente te funcionan y crear tu propio método de estudio.

  1. 11.  Consejos para el examen

Uno de los errores más comunes que cometen los estudiantes es empezar a estudiar el día antes del examen. Así, acaban acudiendo al examen con falta de sueño, ojos cansados y pocas posibilidades de aprobar. Por eso es importante adquirir el hábito de estudiar todos los días.

Si sigues los métodos de estudio, no debes temer ningún examen. Pero los exámenes son tan inevitables como la muerte, así que

aquí tienes algunos consejos y trucos para mejorar tu capacidad

de examen.

  • Para mantener la mente despierta, duerme bien la noche anterior al examen.
    • Levántate temprano, confía en tus conocimientos y

llega a la escuela a tiempo.

  • No esperes que tu memoria funcione el 100% de las veces. Así que no desesperes si te olvidas de algo.
    • Asegúrese de comprender el contenido de cada pregunta antes de responderla. En caso de duda, léelo de nuevo y si sigues sin entenderlo -si te lo permiten- pide a tu profesor un intérprete.
    • Planifica cómo vas a emplear tu tiempo durante el examen. Para ello, lee todo el examen con antelación y destina tiempo a completarlo.
    • Si la pregunta es demasiado difícil, puedes saltarla y pasar a otra. A continuación, vuelve a la respuesta y concéntrate en ella.
    • Evite dar la impresión de estar copiando o utilizando

«chuletas».

  • Céntrate en resolver tus propios exámenes, no los de tus

amigos.

  • No te sientas mal si alguien termina primero. El examen no es una carrera de caballos, así que tómate tu tiempo, trabaja las respuestas y

Si es posible, por favor, corrija los errores.

En las pruebas objetivas de opción múltiple, nunca incluya lo primero que se le ocurra. No son conjeturas. Deben ser realizadas por expertos y sólo una de las opciones presentadas puede ser correcta.

Asegúrese de responder a todas las preguntas. Si no sabes la respuesta y tienes que adivinar, sé inteligente y lee todas las respuestas con atención, descarta las que sabes que son incorrectas y elige entre las que quedan. Compruebe antes de presentar la prueba. Comprueba lo siguiente.

Marque claramente la hoja de respuestas con un lápiz oscuro y

borre otras marcas.

Recuerda que las personas que obtienen las mejores notas no son las más inteligentes, sino las mejor preparadas.

  1. 12.   epílogo

He escrito este curso con el sincero deseo de ayudarte a mejorar tu rendimiento académico. Durante la mayor parte de mi vida de estudiante, no tuve la oportunidad de aprender a estudiar y, para ser sincero, no era muy bueno en algunas asignaturas.

Hoy, la situación es diferente y el uso de las técnicas que he

descrito ha marcado la diferencia.

Este sistema definitivamente traerá resultados positivos si usted tiene la voluntad y la determinación de trabajar con él. Lo más difícil será eliminar los malos hábitos y desarrollar los buenos. La fórmula para desarrollar hábitos es la repetición de la acción. Cuantas más repeticiones tengas, más ganas tendrás de volver a hacerlo y más se afianzará el hábito.

Sin embargo, la única manera de saber si realmente funciona es utilizarlo uno mismo. Si lo haces, te darás cuenta de que estudiar y sacar las mejores notas no es tan difícil.

A medida que mis conocimientos aumenten, actualizaré esta guía. Si tienes algún comentario, opinión o pregunta, lo tendré en cuenta y lo compartiré con la comunidad estudiantil.

Le deseo la mejor de las suertes. Le saluda atentamente

Configuración